Loading...

Blog Pangea Lab

CONSEGUIMOS LO QUE TOLERAMOS

Por: Juan David Ariza 

Las circunstancias de la vida, tan inexplicables e inciertas como ninguna otra. Vivimos para contar lo inexplicable, para ser cómplices de las improbabilidades del universo. La vida nos da la baraja de cartas y nosotros decidimos como viviremos. Bueno o malo, justo o injusto, nadie decide cómo va a empezar su vida pero tiene el poder de decir cómo va a terminarla. Pocas son las personas que se dan cuenta de su poder interior. Esa llama interna que les sirve como motor de vida pero que es subestimada y en ocasiones poco trabajada. El ser humano tiene dones que otros pocos seres vivos tienen, somos creadores y arquitectos de nuestro universo. Un universo del que ni siquiera conocemos los límites. Paradójicamente, nos imponemos nuestros propios límites. Es como si nos sintiéramos cómodos limitándonos y aceptáramos esa realidad. Rocky Balboa lo tenía muy claro y lo demostraba en sus actos: “Si sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces”. No hay ninguna persona que determina nuestro valor, nosotros mismos nos lo damos.

¿Hasta dónde esa realidad va de acuerdo a lo que queremos? ¿Cómo se puede actuar para cambiar esa realidad? ¿Cómo crecemos y actuamos en dirección hacia nuestra anhelada realidad?

El dominio del ser puede ser una de las mayores virtudes para una persona. El estoicismo , una escuela filosófica que se centraba en el dominio del ser y en trascender más allá del mundo externo, constituyó a varios filósofos e incluso emperadores como Marco Aurelio que lograron dejar un legado a través del tiempo gracias a su forma de pensar. Epicteto, filósofo griego, tenía claro que el cambio se iniciaba con un pensamiento: “Siembra un pensamiento y cosecha una acción; cosecha una acción y siembra un hábito; siembra un hábito y cosechará un carácter. Siembra un carácter y cosechará un destino. Pero todo empieza con una simple acción. El resto vendrá sólo.” El cambio de pensamiento produce un cambio de vida. La vida es crecimiento y él que no esté dispuesto a cambiar sus pensamientos, no estará dispuesto a cambiar su vida.

Para lograr ese cambio, debemos estar conscientes, sentir lo que pensamos, en otras palabras debemos estar en el presente. El presente como el espacio temporal en el que ocurren los milagros, el espacio en que dirigimos nuestro destino y somos testigos de lo que es vivir. No hay mejor manera de honrar la vida que estando en el presente. No le demos fuerza a un mal momento, no le demos poder a una persona que no lo merece. Hay dos cosas que podemos hacer para conservar el poder: aumentar la confianza en quién soy y las decisiones que uno toma. No seamos una estadística, seamos un milagro. Cuando el ahora esté aprovechado, el futuro será garantizado. Conseguimos lo que toleramos. Pues ya que, ¿Si no vas por todo a qué vas?

Foto tomada de: http://rafaelcabo.com/por-que-estas-aqui-experiencia-upw-con-tony-robbins-londres-2012-2/

Juan David Ariza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading...