Loading...

Etiqueta: innovación

Charlie y la fábrica de chocolate robots

Por: Sara Céspedes

Todos conocemos la película Charlie y la fábrica de chocolates, una historia que confesándoles, siempre activa mis papilas gustativas y su memoria. Se convirtió en uno mis deseos por si alguna vez me encuentro una lámpara con un genio adentro. La historia se centra en Charlie, un niño muy pobre que vive con sus papás y cuatro abuelos en una casa de un solo cuarto, y se gana un boleto dorado para visitar la famosa fábrica de chocolates de Willy Wonka, un excéntrico inventor, que por cierto, también está hecho de chocolate.

 Aunque tiene varias escenas memorables, hay una que recuerdo con especial ahínco: el papá de Charlie trabaja en una fábrica de dentífricos, pero para hacer más dura la situación familiar, pierde su puesto a manos – o garras – de una máquina automatizada que puede hacer su trabajo de manera más óptima, más rápida, más eficiente y con menos errores – que fácilmente podría ser sinónimo de “menos humana” –.

¿Por qué me llama tanto la atención esta escena? A diferencia del resto de la película, veo tangible y por no decir real, en un futuro no tan lejano y menos fantástico, que una máquina le quite el trabajo a un humano; y que en un futuro infinitamente lejano y menos real, le quite la vida a un humano.

Pareciera que este pensamiento, el de la tecnología integrándose a la vida humana de manera íntima, no solo está en el pensamiento de nuestros abuelos, sino que ha sido el motor de un sinfín de historias, cuentos y producciones cinematográficas – para la muestra, muchos botones: Wall-E; Terminator; Yo, robot; IA: Inteligencia Artificial; y aún más actual la serie de Netflix Black mirror –  que indagan por la relación entre sociedad y tecnología.

Pero, ¿qué será lo que causa más miedo? ¿Tal vez que como en el caso de Wall-E, nos volvamos tan robot-dependientes que terminemos siendo masas gordas inútiles?, ¿Que no seamos más necesarios como el papá de Charlie y nuestro trabajo sea hecho por una máquina?, ¿O tal vez que como en el caso de Skynet en toda la saga de Terminator y los robots asesinos de Yo, robot nosotros hayamos provocado el Apocalipsis con nuestras propias manos siempre tan inventivas? O por el otro lado, y reconozco que este escenario me causa escalofríos y me perturba más que los anteriores, ¿hayamos hecho tan bien nuestro trabajo que los robots, la tecnología, la inteligencia artificial nos emule con tanta exquisitez que no sepamos diferenciar entre lo humano y lo fabricado? ¿Que terminemos llorando por la muerte – desconexión – de un niño robot? – ¿O usted no lloró con IA: Inteligencia artificial? Porque yo sí, y era muy pequeña para entender la magnitud de lo que causaba mis lágrimas –.

LA PIZARRA BLANCA

 

Mucho se habla de la importancia de los espacios para generar ideas. Google, AOL, Lego, Inventioland Factory y muchos más emporios de emprendimiento e innovación son ejemplos claros. Basados en esto, muchas empresas toman decisiones como cambiar el mobiliario, comprar  elementos que hagan ver “más cool” la empresa, compra de juego$, máquina$, sofá$ vintage, pantalla$ touch, lámpara$ WoW, tv de 100” curvos para que la experiencia de los videojuegos de sus creativos sea mejor, entre otros. Todo, con el fin de generar espacios inspiradores para obtener esas preciadas ideas que van a generar espectaculares ingresos.

Pero hay que aclarar Google, AOL, Lego, Inventioland Factory y muchos más emporios de emprendimiento e innovación no comenzaron así. Su inicio fue en un pequeño espacio comparado con los actuales “cero inspirador”. Desde cuartos,  cafeterías, cocinas o un garaje. Y entonces de ¿dónde vinieron las ideas, la inspiración? sin tecnología, sin pantallas touch, sin smartphones, ¿cómo lo hicieron?

Hace 3 años lideré un experimento en la agencia de publicidad Leo Burnett México.

Un día antes, reunimos a los directores de la agencia y les informamos que íbamos a trabajar sin computadores, ni celulares. La primera expresión fue de incredulidad y se repitió al siguiente día cuando todo el mundo llegó y encontró en sus escritorios lápices de colores, el clásico de grafito No2 y papel.

La cadena de reacciones que generó esto, pasó por el drama, la diversión, la curiosidad y al final, el terror de enfrentarse a la realidad.

Había que trabajar, había que generar ideas y unas fechas de entrega que cumplir. No teníamos a la señorita Siri, a Mr. Google o al Sr. Cara de Libro que nos ayudará, solo hojas blancas, tableros con papel periódico, marcadores y lápices.

 Las conclusiones del experimento fueron contundentes:

– Se desmitificó el miedo a hacer cosas diferentes, a innovar.

– Los tiempos fueron más eficientes.

– Se generaron miles de ideas escritas por el portero, el presidente y obvio por cuentas y creativos.

– Campañas reales para Chrysler, Cerveza Corona y Procter entre otras fueron creadas aquí.

– Y la más importante de todas para mí: se demostró que detrás de las ideas están las personas y no las máquinas.

 Se rompió una barrera muy grande y era la de depender de la tecnología para generarlas.

Las grandes empresas en Silicon Valley, cuna de las mayores corporaciones de tecnología del mundo, hoy después del éxito, siempre mantienen un objeto  que es imprescindible y gracias al cual sus ideas cobraron y siguen con vida. No es un computador, un app, un smartphone, un sofá creativo o una lámpara wow, es un tablero blanco y claro está el marcador.

Para tener en cuenta

En 2016:

  • Colombia estuvo al borde de un racionamiento eléctrico aunque no fue en todo el país, ciudades como Cartagena se vieron afectadas.
  • Después de 27 años Argentina ordenó cortes de luz.
  • El Valle de México presentó fallas de energía eléctrica ocasionadas principalmente por los fuertes vientos. 
  • Venezuela ordena racionamiento por 40 días en todo el país.

Nota: Después de esto siguieron el día con mascotas, el día del home office y hasta algo imposible en una agencia de publicidad, pero se logró: trabajar solo 4 días en la semana. Luego les contaré…

Autor: Germán Espitia

¿Usted ha visto a Dios? Porque ellos sí

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles (…); todo ha sido creado por medio de él y para él.” Colosenses 1:16

 Por Sara Céspedes

¿Ha escuchado la voz de Dios? ¿Ha visto la cara de Dios? ¿Sus manos? ¿O por lo menos sus dedos? ¿O se imagina cómo se ve? ¿Cree que Dios es un viejo senil de barba y cabello blanco? ¿O que es un ser invisible? ¿Tal vez inexistente? Sea cual sea su idea dista exponencialmente del Dios de Exposición Invisible y del colectivo a manos del que surgió esta idea.

Esta exposición titulada “Invisible” surgió como un espacio en donde el Dios – el de nuestros abuelos, ese que de pequeños nos imaginábamos como un señor viejísimo de bata, cabello, barba, y absolutamente todo, blanco, y que buscábamos para ver desde qué parte del Cielo nos estaba viendo – se da a conocer a las personas a través de la creación, tanto divina, como de artistas, fotógrafos, diseñadores, o cualquier persona creativa que con sus manos realice algo que muestre al Dios invisible.

Si el concepto le sorprende, las piezas de la primera exposición lo van a sorprender aún más. Desde un Diccionario de dudas Ilustrado, en el que la única palabra que se define es Dios; pasando por una serie de fotos de mujeres que representan el lado femenino de Dios – ¿cómo así? ¿Dios es mujer? – y una colección de prendas de ropa que por medio de texturas, estampados y colores inspirados en H20 – no la bebida híbrido entre gaseosa y agua que trae celulitis con sabor a maracuyá – sino el agua, componente que, al igual que Dios en este símil, trae frescura, paz y descanso; finalizando en unos cuadros acompañados de su respectivo audio inspirados en cómo ven, escuchan y hablan a Dios personas que normalmente no pueden hacerlo con aquellos a su alrededor por discapacidades físicas – eufemismo para decir cómo ve una persona ciega a Dios, o cómo lo escucha una sorda, o cómo ora o reza una que es muda –.

Esta iniciativa es un espacio, un lugar, un momento en donde se están rompiendo – o por lo menos rayando, y más a mí – los esquemas de lo que debería o se espera que sea Dios. Así cómo el Diccionario de dudas Ilustrado, ir a esta exposición lo lleva a uno a leer, preguntar y construir sus propias definiciones lejos de la imagen del Dios viejo, y con exceso de blanco en su outift.

Autor: Sara Céspedes

Fotografías por Leonardo Garzón y Pablo Muñoz.

LAS MARCAS GRANDES SE HAN VUELTO PEQUEÑAS

POR: Carlos palacio

Hoy en día existen marcas muy grandes, que han dejado de ser Grandes Marcas.

Durante toda la historia nos hemos negado a la realidad. Siempre nos hemos demorado en aceptar lo que alguien ya había visto hace tiempo, como cuando nos decían que la tierra era redonda.  Y nos estamos demorando en aceptar que el mercado ha cambiado, que lo que te hace importante no es tu estructura ni en cuantas partes puedas estar, sino que lo que te hace grande es lo que le importas a los demás.

En esta nueva época el consumidor nos obliga a pensar mas allá de lo que ofrecemos, de nuestra competencia y  de nuestros objetivos. Ahora tenemos que estar pensando en cuales son las motivaciones humanas que estamos activando. Como lo afirma el autor de “Human Media” “Map Makers” y escritor de un reconocido blog Isra Garcia.

Actualmente el crecimiento de una de empresa depende de sus empleados, accionistas y futuro negocio, es decir, sostenida y sostenible en el tiempo. Un sistema, que parece nunca acabarse.  Pero este sistema aunque parezca infalible está creando una diferencia entre una Gran marca y Marca Grande.

El secreto de una GRAN MARCA  es que no se está enfrentando a reinventar un modelo de negocio que le perdure en el tiempo, sino que esta en la lucha de motivar comunidades que sustenten su objetivo como marca. Es decir, son capaces de hacer de un producto o un servicio una experiencia diferente y relevante, algo único, para ti.

 ¿Qué puede tener hoy de único y especial un Iphone? ¿que tiene de especial y único estar en Bogotá y comer en un Corral o un Subway si en cada cuadra encuentras uno?

Cuando una marca crece por sus objetivos económicos, está obligada a dar la misma experiencia que tenías en un establecimiento a miles y miles de ellos, por lo que deja de ser única. Cuando esto sucede es que ya no hay nada importante, nada que te haga singular y es ahí cuando dejas de ser una Gran Marca y te conviertes en una Marca Grande.  Como lo menciona Isra García en su libro Human Media la nuevas formas de comunicación han descentralizado el poder que antes pertenecían a las grandes marcas.

Debido a todo esto es que el consumidor prefiere ir al carpintero del barrio a comprar sus muebles, ya que con el puede diseñar a su gusto y escoger los materiales de su preferencia. Lo cual lleva a la creación de un producto único y original, llevando al consumidor a una experiencia mas gratificante que ir toda una tarde y perderte en TUGÓ.

Por esto es que cada vez el mercado le apuesta y le apasiona lo local, por que es singular, porque te da algo que en otros lugares no te pueden dar. Porque en un mundo donde hay tantas cosas lo que te hace grande no es el tamaño ni la estructura que tengas, sino que lo que te hace grande, es ser diferente.

Las marcas que no dejen de pensar como un monopolio, a modelos que les permitan crear diferentes experiencias al consumidor, que sean marcas capaces de proponer un propósito, no para ellas, sino para nosotros  estarán dispuestas a pasarla mal los años que vienen.

Autor: Carlos Palacio

El escenario perfecto

La creatividad desde otro ámbito, a continuación te presento:

 El escenario perfecto

MUSEO DE ARTE MODERNO DE BOGOTÁ
Los Universos de Diego Mazuera Por: Samir Farah

Diego Mazuera, artista Colombiano, nos dio a conocer un atractivo escenario de sus obras donde se captan trabajos abstractos y que dan paso a a la creatividad del espectador. En el transcurso del recorrido, logramos encontrarnos con diversas obras que narraban historias que pueden de una u otra manera hacer sentir identificado al espectador, tal vez por que son historias que todo el mundo ha vivido o experimentado y que el artista con el fin de conectarse con el público las plasma en sus obras. La imaginación es parte fundamental en el recorrido. La primera obra vista era una serie de fotografias en donde mostraba dos edificios en frente uno del otro y en todo el medio estaba el cielo, la forma en la que fueron tomadas estas fotografías fue en contrapicado. Lo que quería transmitir el artista con esta obra, según lo que nos explicaron, era saturación, ya que los edificios y todo el ambiente que representaba la obra era el avasallamiento de todo y esto se asocia a lo que ocurre en la modernidad con la sociedad. Sin embargo, el cielo es la huida a toda esa dominación.

Cabe resaltar que esta propuesta de Diego Mazuera no se queda en una simple fotografía, sino que explora el ámbito del dibujo. Lo que nos dio una pauta para entender que además de tener sus propias fotografías, las transforma en dibujos para hacer una experiencia visual más clara.

Esta experiencia visual transciende a medida que vamos caminando por el museo y logré entender que el artista no se quedaba en una sola herramienta y esto le permitía expresar todos sus sentimientos y emociones en sus obras y esto lo resalto porque, pienso que para un artista es importante tener una conexión emocional con el espectador y eso era lo que exactamente hizo Diego Mazuera.

Al pasar por otra obra, me fijé en los detalles oscuros que transmitía esta representación de una historia triste. Aquí nos informaron que esta obra estaba dedicada a todas las personas que habían sufrido por la violencia en la sociedad moderna. Es un acierto para el artista mostrar este tipo de obras ya que representa de forma directa una realidad que hace varios años había sucedido pero que sin duda alguna llegaría a ser recordada por varias generaciones gracias a esta representación.

Contemplamos una obra en donde reconocimos la versatilidad del artista. Estas obras estaban hechas en video-arte o tallado en baldosas y grafito y agua fuerte y en donde Diego Mazuera expresaba su estilo que tanto lo caracterizaba. Aquí evidenciaba una propuesta visual que demostraba lo versatil que era y además le daba la oportunidad al espectador de ver más allá de lo que ve, de imaginar y crear.

Culminando con el recorrido es apropiado reflexionar sobre lo visto en el museo, resaltando que estos espacios aparte de ser lugares propicios para el aprendizaje y adquisición de conocimiento en una cultura, son lugares que acogen la inconformidad de los artistas queriendo ser esa voz escuchada por muchos. Es ahora, cuando la sociedad rompe esa jerarquía estructurada y pasa a ser esa sociedad donde es más relevante los pensamientos e ideologías que impulsa a las personas a luchar por lo que creen y sienten, dejando de lado la parte racional. La sociedad moderna se caracteriza principalmente por esto, luchar por sus ideales y es precisamente lo que podemos tomar de Diego Mazuera, como artista es lo que representa en sus obras: esa visión de un mundo el cual quisiera tener o ese mundo que ya está establecido con reglas que generan desacuerdo.

Esto anterior se puede relacionar con el artista y de la manera como él plasma sus obras, ya que todo lo que registra es una mirada hacia el interior: sus pensamientos, sentimientos y/o emociones que hacen que su ideología frente a las cosas salga a relucir con sus obras.

Autor: Samir Farah Sánchez

Festival El Dorado 2016

 Por primera vez participamos en el Festival El Dorado 2016 con muy buenos resultados en la categoría de Innovación para la paz, en la cual  ganamos mención por este grandioso trabajo.