Loading...

Blog

EL FUTURO INCIERTO DE LA SEGMENTACIÓN

Por: Carlos Palacio

Los familiares, los fitness, los exploradores, los que viven al límite, los rebeldes, los religiosos, los intrépidos, los arriesgados. los valientes, etc .

Todos estos son algunos de los  patrones que nos hemos inventado para diferenciar el comportamiento en diversos grupos de personas. En este contexto siempre hemos tratado de encajar al consumidor  en perfiles  que repiten siempre la misma conducta. Lo que conocemos como segmentación.

Cada año empresas grandes o pequeñas y algunos emprendedores se toman el trabajo de crear y/o diseñar productos y marcas, que, sin importar su inversión de dinero fracasan en su primer año de vida. Así no lo confirma la revista Forbes, donde nos dice que 8 de cada 10 productos, empresas o marcas no sobreviven después de algunos meses.

Esto se debe a que siempre nos han dicho que la mejor forma de conseguir clientes fieles o que al menos nos compren, es ligándolos a un arquetipo  o un estilo de vida que refleje la forma en la que  consumidor está viviendo.  Por esto decimos que segmentar es la forma mas común con la que tratamos de entender al ser humano, es decir, es la forma más mediocre  con la que colocamos una etiqueta al individuo.

Alan Lafley  presidente y CEO de P&G ( Procter & Gamble) ha manifestado  que necesitamos un nuevo método con cual comercializamos a nuestros clientes, es decir, tenemos que crear un nuevo sistema que sea efectivo a la hora de vender un producto, marca o servicio.

Porque la  verdad es imposible segmentar al ser humano, puesto que cada uno de nosotros somos diferentes personas al mismo tiempo, todo depende del contexto, el momento, el estado emocional y la experiencia que se tenga.

Cuando una marca empieza a segmentar su comunicación, su oferta y sus productos automáticamente comienza a combatir contra sus propios clientes. Debido a que estos consumidores son personas impredecibles, es decir, seres plurales. Individuos que tienen un mundo y una vida que siempre está en un cambio constante, y que son personas que tienen la facilidad de cambiar sus gustos y hábitos de forma inmediata.

Por lo tanto, nos encontramos  con un concepto que no ha evolucionado y no se ha adaptado al  cambio que está sufriendo la sociedad, la nueva era de medios, los productos y los servicios. Cada día se hace  más complicado poder desarrollar dicha herramienta. Un ejemplo de esto es el día a día de cualquiera de nosotros. Posiblemente hoy ya has visto noticias conservadoras , visitado una página de moda, escuchado música alternativa y  publicado diferentes cosas en las  redes sociales y de pronto cuando llegues a tu casa vas a mirar el reality del momento.

Jennifer Barron y Jim Hollingshead en su publicación “conseguir que la segmentación funcione”, nos cuentan que la segmentación tradicional trae un problema esencial que nos lleva al fracaso en la comercialización de un producto. Y son los planteamientos que se le imponen a cierto tipo de personas  no corresponden al verdadero comportamiento que tienen frente al mercadoPor lo que clasificar a las personas en pequeños grupos es un error  que nos lleva a conclusiones falsas!!.

Es importante que entendamos que así como la comunicación ha cambiado, el consumidor también.  Es por  esto  que tenemos que hacer algo más que una simple segmentación. ¡Necesitamos crear una estrategia que sea flexible!,  con la cual,  podamos entender la forma en la que las personas viven, trabajan y consumen. Es decir, generar un plan que pueda ser relevante en todas las fases del consumidor. Va  a ser en ese momento donde las empresas, las marcas y los productos van a empezar hacer mas exitosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *